Campo Embarcaciones - Newsletters

 

Si no visualiza correctamente este mail, haga click aquí

 

 
 
 

Lo Arreglamos con Epoxi

 

 Uyyy, pará, pará.., el muelle!... Dá marcha atrás!

Pum!!.. Pum!!, Que golpe!! Mirá cómo quedó la proa!!

Se saltó el gelcoat...qué golpe! Horrible...

Luego del tortuoso amarre, el propietario de la embarcación mira casi hipnotizado la superficie de la proa.

Lo que antes era liso y continuo  está agrietado y con desconchones

Cómo lo arreglo? Se pregunta amargado...

Hay una sola manera: reparar con masilla y pintura.

Mas temprano que tarde, pone manos a la obra y la empresa le depara unas cuantas visicitudes inesperadas.

Así lo describe Hormiga negra en su genial Nauticomio:

 “Se limpia el casco, se sitúan las escoriaciones y con espátula apenas cargada con masilla bien plástica, se aplica suavemente una capa.

Por alguna imprevisión se ha colado un gramúsculo que deja un surco. Se repasa con la espátula bien limpia y ese rayón desaparece pero... surgen tres nuevos.

Se repite la operación y la película de masilla se adhiere a la hoja  y se va con ella. Se intenta volver sobre el asunto, apoyando fuertemente la hoja, consiguiendo que la pasta, que para entonces se ha resecado, se enrrolle y quede áspera y con bordes sobresalientes...

Se raspa todo y se insiste con un nuevo lote de material... Queda espantoso!!, más hundido o más alto que la pintura que lo circunda y con varias crestas, pero se lo da por bueno...

Ya lo vamos a lijar después, se decide. Ese después, si es prematuro , arranca lo poco que adhirió  y si es tardío encuentra un pariente del diamante: después de lijarlo a conciencia, apenas si se consigue mondarle el filo a la cresta....”

Si, se puede.

A no desanimarse, el golpe contra el muelle, el golpe indebido del ancla contra la proa o los abarloamientos inapropiados con defensas mal colocadas son, por lo general, golpes supercificiales y no llegan a la fibra de vidrio.

Y a pesar la visisitudes anteriormente expuestas, es posible lograr un buen trabajo y devolverle al barco su aspecto original o más o menos...

Para ello, lo mejor será  trabajar con masilla epoxi  y  luego pintar

 

Qué es la masilla epoxi y para que se usa

La masilla epoxi es un auténtico “comodín” que no debería faltar en ningún barco.

Además del trabajo descripto nos puede servir para:

Rellenar cualquier tipo de grieta o agujero que quede en una cubierta al retirar o instalar un algún herraje.

Para sellar aportando dureza en la zona

Como material para lograr alisar superficies rugosas o imperfectas

Para reparar los golpes dentro de un pozo de anclas debidos a los impactos del ancla contra la fibra

Para unir un mamparo que se ha separado del casco, o para cualquier trabajo donde sea necesario un pegado con dureza estructural.

Cómo funciona

La masilla epoxi es un bicomponente.  Se trata de una pasta que habremos de mezclar con su catalizador.

Una vez hecha la mezcla comienza la polimerización y el endurecimiento

Dependiendo de la temperatura ambiente a la que trabajemos, el endurecimiento puede acelerarse o retardarse.

Pero, una vez mezclados los componentes, el proceso es imparable y en 5 ó 6 horas se habrá quedado como una piedra.

Su poder de pegado es altísimo, de más de 300 kilos por centímetro cuadrado. Por ello, el relleno quedará unido monolíticamente a la zona de trabajo que estamos reparando.

Además, este tipo de masillas ,son muy flexibles y elásticas lo que las hace fáciles de moldear y luego, se pueden lijar y pulir con igual facilidad.

Para reparar y rellenar, algunos aficionados usan masillas de  automotor. Si bien estas masillas secan rápidamente y son fáciles de lijar, los solventes contenidos en las pinturas poliuretánicas y epóxicas las atacan. Tarde o temprano esta masilla se saltará y el sector tendrá que ser reparado nuevamente

Por lo tanto,  NO utilice masillas para automotores en una embarcación

 

Precauciones durante su uso

La masilla epoxi se trabaja de forma muy sencilla y solo debemos saber en que proporciones ha de mezclarse

En muchos casos la proporción será de una parte de adhesivo por una parte de endurecedor, mientras que otros fabricantes indican proporciones de 1 a 4.

Antes de preparar la  masilla, piense bien la cantidad que va a necesitar. Una vez que se seca, No tiene  vuelta atrás.

Si por error preparamos más masilla de la que vamos a utilizar, podemos guardar un poco en la heladera o freezer mientras se trabaja el resto.

Use guantes descartables o cuide sus  manos con alguna crema humectante antes y después del modelado

Respete los tiempos, recuerde que tendrá un tiempo para modelar, un tiempo para pintar y un tiempo de fraguado dependiendo la marca utilizada.

Para saber si la masilla epoxi está bien preparada, observe  que no tenga vetas y que el color sea uniforme.

Recuerde que una masilla mal mezclada es una masilla que no seca.

Para evitar que en la superficies queden rebarbas utilize espátulas de metal.

Y por último, al lijar el epoxi curado utilice mascarilla para evitar respirar el polvo resultante.

Manos a la Obra

Ejemplificaremos su uso con dos tipos de reparaciones

Una en la proa de un velero y  otra en el espejo de popa de otro barco que ha recibido varios golpes

Paso 1: Limpiaremos la zona a reparar para no dejar ningún rastro de suciedad. 

Si la reparación es cerca de un depósito o en una sentina debemos asegurar la correcta limpieza.

En caso contrario el epoxi no agarraría o tendría una adherencia limitada. Además de una primera limpieza con jabón, podemos utilizar acetona para un completo desengrasado.

 

 

Paso 2: Lijamos la zona a reparar con grano 80 ó 120 según la gravedad del golpe o desconchón.

Este lijado es importante porque la pasta tenderá a agarrarse con más fuerza al penetrar en los poros dejados por la lija

Paso 3: Limpiamos la zona con disolvente y aplicamos la masilla epoxi, teniendo la precaución de mezclar sólo lo que podamos trabajar en el siguiente par de horas.

Extenderemos varias capas lijando ligeramente entre capa y capa hasta conseguir regularizar la zona con respecto al resto del casco.

Al ser epoxi, el grosor de la capa puede llegar a ser muy generosa, pero si fuera demasiado gruesa podría llegar a descolgarse durante su polimerización y por ello es mejor aplicar varias capas.

Para dar por finalizado el relleno, lijaremos con grano 120 y seguidamente con grano 280 mediante una lijadora orbital y un taco manual par dar el último “toque” de lija fina.

Este velero color rojo ha sido enmasillado para reparar todos sus pequeños desconchones.

En la proa (foto izquierda), en las amuras y en el espejo de popa (foto derecha) en donde se ha aplicado una extensa capa para reparar numerosos arañazos y pequeños golpes.

 

El pintado y acabado final

Paso 4: En nuestro caso, se ha preferido pintar con un poliuretano de alta calidad. Procedemos a limpiar de nuevo y a preparar la zona con plásticos para que no se manche fuera de la zona de trabajo.

Aplicamos entonces una imprimación bicomponente sobre la que agarrará la pintura.

Paso 5: Lijamos con grano 400 con la ayuda de una lijadora eléctrica orbital. Debemos crear una zona de “frontera” de unos 30 centímetros de anchura en la que lijaremos muy suave con un grano superfino del 1500. Con esto tendremos preparado el anclaje perfecto para la pintura.

Paso 6: Limpiamos de nuevo con desengrasante, para eliminar cualquier rastro de polvo. Se puede pasar un trapo de tipo “atrapa-polvo” justo antes de aplicar la pintura a pistola.

Paso 7: Aplicamos una mano de pintura de poliuretano.  Una vez transcurrido unas horas se aplican hasta 3 capas de pintura para conseguir un buen espesor.

Paso 8: Con la pintura recién aplicada y habiendo dejado un tiempo de evaporación, aplicaremos un material para difuminados totalmente incoloro y transparente que tiene el poder de anclar en todo tipo de materiales. Este material lo aplicamos por toda la superficie pintada más toda la superficie lijada en la “frontera” con la lija del 1500, y tendrá la característica de dejar toda la superficie lisa y con brillo.

Paso 9: desempapelamos y lijamos toda la superficie reparada con lija extrafina de grano 1500 y luego con lija super-fina de grano 3000  al agua.

 

Paso 10: Limpiamos toda la zona y procedemos a pulir con un debastador dándole brillo y luego con abrillantador para darle un brillo profundo. El resultado....¡Impecable!

 

Lic. Florencia Cattaneo

Campo Embarcaciones

Bróker Náutico

 

 

Fuentes:

Web Fondear; Reparar desconchones en el barco

Hernán Alvarez Forn; El Nauticomio de Hormiga Negra

Roberto Benitez; Técnica para modelar con masilla epoxi

Mario Polotto; Web Asociación Deportiva Argentina de Navegantes; Consejos en la pintura de nuestros barcos

 

 
  punto campo embarcaciones punto veleros punto cruceros
 

Campo Embarcaciones copyright © 2008 - 2013.

www.campoembarcaciones.com - info@campoembarcaciones.com

Si ud no desea recibir este email de Campo Embarcaciones por favor haga clic aquí para desuscribirse